Colonoscopia total

Colonoscopia total

¿Qué es una colonoscopia?

Una colonoscopia es un procedimiento en el cual se examina el interior de todo el intestino grueso (recto y colon). Es recomendada para diagnosticar síntomas como sangrados, dolor en el abdomen, diarreas o estreñimiento. También es recomendada en personas que no tienen síntomas pero quieren prevenir el cáncer de colon o para aquellos que tienen familiares con pólipos o cáncer de colon.

¿Qué pasa antes de una colonoscopia?

Para que el examen sea exitoso se necesita que el intestino esté limpio de materia fecal para que pueda examinarlo adecuadamente (Debajo de algún resto puede ocultarse algo que necesitamos ver). Para esto es necesario una preparación con laxantes.

¿Cómo se hace la colonoscopia?

Durante la colonoscopia, el gastroenterólogo usa un equipo llamado colonoscopio (un instrumento largo, flexible, de 13 mm de diámetro) para ver de forma detallada todo el interior del colon. El colonoscopio es introducido por el ano, avanzado al recto y posteriormente pasa por todas las regiones del colon hasta llegar al ciego y casi siempre hasta la última parte del intestino delgado llamado íleon. Durante el procedimiento se pueden tomar pequeñas muestras de tejido (Biopsias) y se pueden extirpar los pólipos que se encuentren.

Para realizar una colonoscopia se le canalizará una vena por donde se le administrará la sedación con la cual usted se sentirá relajado, somnoliento y sin dolor. El procedimiento dura en promedio 30 minutos.

¿Qué pasa luego de la colonoscopia?

Una vez se termine el procedimiento será llevado a una sala de recuperación. Allí permanecerá hasta que le pasen los efectos de la sedación. Luego será dado de alta junto a su acompañante.